BIO/LEBB- Aeropuerto de Bilbao

El aeropuerto de Bilbao (BIO), el más importante de toda la cornisa cantábrica en cuanto a número de pasajeros e impacto económico, se encuentra a escasos kilómetros de la capital vasca. Si bien es cierto que la terminal de carga y la antigua terminal de pasajeros se encuentran en el municipio de Sondica, la actual, diseñada por Santiago Calatrava, podemos encontrarla en el municipio de Lujua.

En 1927 una Junta Provincial fue la primera en plantarse la construcción de un pequeño aeródromo entre las montañas en la provincia de Vizcaya. Sin embargo, no fue hasta ya comenzada la Guerra Civil Española, en 1936, cuando comenzaron las tareas de construcción del mismo. Durante dos años, el aeródromo fue utilizado como base para la realización de actividades militares.

En 1940 se construyó definitivamente el aeropuerto en la localidad de Sondica y no fue hasta 1948 cuando comenzaron las operaciones aéreas, estrenando ruta regular hacia Madrid con la compañía Aviaco, pero habría que esperarse dos años más para que la terminal, homenajeada como Carlos Haya debido al piloto bilbaíno, comenzase a funcionar con servicios regulares.

En este momento, el aeródromo disponía de una pista de asfalto con orientación 29/11 y unas dimensiones de 1.440 × 45 metros (4.724 × 148 pies) y otra pista con superficie de tierra con unas dimensiones de 1.500 × 150 metros (4.921 × 492 pies). Además, disponía de una calle de rodadura, una torre de control, una radiobaliza, un goniómetro así como de servicio de policía, correos, médico, estación meteorológica, teléfono y servicio de repostaje.

En 1964 se introdujeron mejoras, como la implantación del sistema de aproximación y aterrizaje instrumental ILS y se procedió a un aumento de la pista de hasta 2000 metros.

En 1999 entró en servicio la actual torre de control, conocida como El Halcón, ubicada enfrente de La Paloma, el nuevo edificio terminal, ambos diseñados por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava. Mientras que la torre de control recibe su nombre por sus estilizadas líneas y aumenta la visibilidad de los controladores optimizando la gestión de las operaciones terrestres y aéreas, el nuevo edificio terminal se diseñó de tal forma que desde el exterior pudiese asemejarse un ave emprendiendo sus alas para empezar a volar, donde abundan materiales como el vidrio y el hormigón, y el color blanco haciendo referencia a la paloma.

El 19 de noviembre del 2000, debido al aumento del número de pasajeros, superior a 5 millones al año, se construyó el segundo edificio terminal, dividido en tres plantas y con una capacidad para albergar hasta 20 aeronaves en estacionamiento y cuenta con seis pasarelas telescópicas. Cabe destacar que numerosos estudios la incluyen entre las 10 terminales más bonitas del mundo. En 2009, el Ministerio de Fomento anunció la ampliación del nuevo edificio terminal, como ya había propuesto su arquitecto en la década de los 90. Finalmente, el 30 de junio de 2019, se decidió la construcción de un edificio anexo donde albergar a los trabajadores del aeropuerto ensanchando la zona de recepción de pasajeros.

Cabe destacar que con la construcción de las nuevas infraestructuras el aeropuerto amplió en su conjunto sus dimensiones gracias a las antiguas instalaciones. La antigua pista de aterrizaje se mantiene como pista secundaria para utilizarla cuando la principal no se encuentre operativa y para uso de aeronaves no comerciales, la antigua terminal de pasajeros se encuentra en la actualidad prácticamente vacía y la antigua torre de control se equipó con dispositivos especiales para situaciones de emergencia. La nueva terminal de carga comenzó su proyecto de construcción hace más de 10 años.

Las principales aerolíneas que vuelan a Bilbao son Iberia, Air Europa, Air France, Lufthansa, KLM, British Airways, Volotea y Vueling. En la actualidad, el aeropuerto es una de las bases operativas de Air Nostrum, con 4 destinos regulares; es la mayor base en España de Volotea, que cuenta con 13 destinos, tanto regulares como estacionales, y es la segunda base operativa española por número de destinos para Vueling, contando con un total de 24 destinos. Respecto a la carga, la aerolínea Swiftair realiza vuelos regulares entre la ciudad vasca y la capital española.

Respecto al campo de aviación, el aeropuerto cuenta con dos pistas de aterrizaje:

  • Pista 12-30: 2600 metros (principal)
  • Pista 28: 1450 metros (según reglamentación de seguridad establecida por la AESA, se ha desplazado el umbral 550 metros)

Además, cuenta con una plataforma norte, con capacidad para 21 puestos de almacenamiento, y una plataforma sur, con capacidad para 18 puestos de almacenamiento para aviación ligera y tres helicópteros.

Bibliografía:

  • Web de AENA: www.aena.es
  • Alonso Alberto, G.: Siete grupos de empresas quieren construir la ampliación de ‘La Paloma’.